Lunes 6 de Febrero de 2023

PROVINCIALES

12 de diciembre de 2022

El Programa Crédito Argentino pone a disposición $1000 millones para financiar proyectos de diversificación productiva

Junto con el programa CREAR, fue presentado ante empresarios el documento de CEPAL “Desarrollo Productivo en la Provincia del Chaco: capacidades, recursos y potencialidades”.

El gobernador Jorge Capitanich, junto a autoridades de la Secretaría de Industria y Producción de la Nación y de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), presentó ante empresarios de la provincia el documento “Desarrollo Productivo en la Provincia del Chaco: capacidades, recursos y potencialidades” elaborado por ese organismo continental, y el Programa Crédito Argentino (CreAr) de financiamiento para pymes. La provincia es la segunda en sumarse para ofrecer el capítulo federal de este instrumento.  

Estuvieron presentes en el Salón Obligado el secretario de Industria y Desarrollo Productivo de la Nación, José Ignacio De Mendiguren; Martin Abeles, director de la Oficina de CEPAL en Argentina; Tomás Canosa, subsecretario PyMe de la Nación y Francisco Abramovich, director nacional del Financiamiento Pyme, además del ministro de Producción, Industria y Empleo, Sebastián Lifton.

“Esta línea de financiamiento tiene un impacto significativo en el abaratamiento y la facilidad del acceso a los recursos, por lo cual constituye una herramienta muy importante para muchos programas de ejecución a través de proyectos productivos”, resaltó el mandatario.

“Este programa de crédito es muy importante y cuenta con la asignación de casi 1.000 millones de pesos de financiamiento en Chaco, con un esquema en partes iguales por financiamiento, garantías y la utilización en conjunto del Nuevo Banco del Chaco y Fiduciaria del Norte”, explicó.

 

 

El gobernador recordó el relevamiento de unos 150 proyectos en la provincia, que involucra cerca de 50.000 millones de pesos, y tiene un impacto potencial para el año 2023 equivalente a 6600 empleos.

En esa línea, consideró “muy importante motorizar un programa de desarrollo industrial, que significa producir los bienes que consumimos porque eso tiene un efecto multiplicador en el empleo”. Además, mencionó a “la economía del conocimiento, logística integrada, energías limpias y renovables, y cadenas de valor, los 4 vectores que pueden dinamizar un desarrollo en constante progreso”.

“Para lograrlo es necesario contar con recursos humanos formados en universidades y facultades como tenemos en Chaco. Y si el Estado ayuda con oportunidades y los empresarios pueden tener acceso al crédito para llevar adelante su creatividad y su desarrollo, las oportunidades estarán y se generará empleo de calidad”, afirmó.

 

“Estamos buscando generar adicionalidad en el crédito”

 

La presentación del Programa Crédito Argentino (CreAr) estuvo a cargo de Tomás Canosa, subsecretario PyMe de la Nación, y Francisco Abramovich, director nacional del Financiamiento Pyme. “Chaco es la segunda provincia en sumarse a la línea federal”, revelaron.

Con una inversión total de $500.000 millones, impulsa proyectos de inversión que cambien la matriz productiva impulsando el desarrollo nacional, las exportaciones y el reemplazo eficiente de importaciones en cadenas de valor estratégicas, con el objetivo de promover la creación de empleo y la generación de divisas.

Los $500.000 millones que se invierten en CreAr serán distribuidos un 50% para el financiamiento a través del Fondo Nacional de Desarrollo Productivo (Fondep), con bonificación de tasas de hasta 30 puntos porcentuales dando participación a bancos provinciales; y la otra mitad para garantías por intermedio del Fondo de Garantía Argentino (FOGAR). En su conjunto representa un aumento de casi un 40% del crédito a la inversión pyme.

“Con el Programa CREAR estamos buscando generar adicionalidad en el crédito y, si logramos colocar el total de este programa, estamos hablando de un incremento del 40% en el volumen de crédito pyme vigente en Argentina, que hoy está cerca de 1.4 billones de pesos”, reveló Abramovich.

Destacó que este instrumento busca la “simplicidad y resumir todos los instrumentos de financiamiento bancario de la Secretaría de Industria en siete líneas, que tienen una fuerte mirada a la inversión productiva pyme; en una primera instancia mirando a la industria y la agroindustria y, en una segunda instancia, en el capítulo federal la posibilidad de que las provincias pongan un foco con los bancos provinciales y, en el caso de Chaco, con un banco privado”.

El funcionario reveló que el BICE y el Banco Nación tienen estas líneas ya disponibles, con 10.000 millones de pesos en cada uno de los bancos, con hasta 84 meses y 60 meses de plazo, respectivamente, con una mirada especial hacia la industria, la agroindustria y los servicios industriales.

“Con estos créditos van a poder hacer ampliaciones, construcción de la nave de una planta industrial o refacciones y contar con garantías de FOGAR y bonificaciones del FONDEP en esa herramienta”, precisó.

 

 

En cuanto al que denominan el capítulo federal del CREAR, reveló que pone a disposición un cupo inicial de 1.000 millones por provincia, con la posibilidad de ampliarlo, y esos cupos se colocan con créditos de hasta 100 millones de pesos con los bancos que definió cada provincia para trabajar.

“De esta manera permitimos la articulación entre las herramientas que tenemos de Nación y Provincia; y que puede sumar la provincia con bonificaciones de tasa y apoyando con el Fondo de Garantía provincial”, explicó.

“Próximamente vamos a ir anunciando los capítulos asociados a la línea que impulsa las exportaciones para pymes industriales y agroindustriales, con créditos de 100 hasta 500 millones de pesos, y de sustitución de importaciones en sectores de alto valor agregado”, mencionó, agregando además otras líneas de próximo lanzamiento como un capítulo asociado a leasing para adquisición de rodados, con créditos hasta 120 millones de pesos, y una línea para empresas medianas y grandes con una tasa levemente superior, que financiará proyectos estratégicos hasta 1.650 millones de pesos.

 

 

En tanto, Tomás Canosa, destacó la articulación público-privada del Programa CREAR a través del Poder Ejecutivo Nacional, los gobiernos provinciales, la banca pública nacional a través del Banco Nación, con el BICE, con bancos públicos provinciales y con la banca privada.

“Entendemos que, para todas las líneas de financiamiento que impulsamos, necesitamos la mayor cantidad de ventanillas y de sucursales posibles, y que industriales y empresarios cuenten con estas oportunidades para impulsar los proyectos en materia de inversión productiva”, indicó.

En otro punto, marcó la importancia de trabajar con los bancos provinciales y con los fondos de garantías provinciales. “Si queremos fomentar el crédito, no solamente necesitamos contar con mecanismos de financiamiento a tasas competitivas, sino también acompañar a las micro, pequeñas y medianas empresas en esquemas de inclusión financiera, para que cada vez sean más las que puedan acceder a un crédito bancario”, resaltó.  

 

Abeles: “Este documento es una especie de inventario del futuro”

 

El documento CEPAL “Desarrollo Productivo en la Provincia del Chaco: capacidades, recursos y potencialidades”, fue elaborado con la coordinación del organismo continental y la colaboración de la Secretaría de Industria y Desarrollo Productivo la Nación y del Ministerio de Producción, Industria y Empleo de Chaco.

“Es una especie de inventario del futuro de la provincia de Chaco, en función de lo que se propone en el Plan Chaco 2030, en clave tecno-productiva”, describió al momento de presentarlo Martin Abeles, director de la Oficina de CEPAL en Argentina. “La provincia tiene un formidable acervo empresarial e institucional para cumplir los deseos y aspiraciones volcadas en ese plan”, agregó.

“Este documento es una herramienta institucional que tiene la provincia para llevar adelante lo que se ha propuesto en el Plan Chaco 2030”, dijo, refiriéndose a la proactividad y densidad de las asociaciones empresarias, a la cantidad y capilaridad de las agencias locales de cooperación y desarrollo, y a las instituciones gubernamentales transversales como el Nuevo Banco del Chaco, Fiduciaria del Norte, la Escuela de Gobierno; y también apuestas sectoriales que tienen gran densidad y gran este longevidad, desde ECOM Chaco hasta el Polo IT, una apuesta que ya tiene casi 30 empresas involucradas, el Informatorio, el Centro de Desarrollo Tecnológico de la Madera y el Programa Prointex.

“Son una cantidad de instrumentos ligados a distintos sectores que representan apuestas de mediano y largo plazo que, cuando uno las ve juntas, es un acervo institucional y programático, que hace del Plan Chaco 2030 una agenda realizable”, destacó.

 

Sectores y actividades

 

Acerca de los sectores y las actividades priorizadas estratégicamente por la provincia, sobre las cuales trabajaron los actores que elaboraron el documento y en base a las cuales existe un ordenamiento del contenido, Abeles contó: “Están aquellas actividades que tienen más historia en la provincia, más arraigo y que generan históricamente más empleo. Y, si bien cumplen con estas características y explican una parte importante del Producto Bruto Geográfico, encontramos que hay mucho margen todavía para aumentar la productividad, mejorar la calidad y tener más acceso a los mercados”.

Al puntualizar de cuáles se trata, mencionó la actividad forestal, el algodón y la industria textil, la ganadería bovina y caprina, la apicultura, la frutihorticultura y el arroz en tándem con la producción del pacú. “Estas son las actividades tradicionales, y en cada una de ellas analizamos los potenciales y los márgenes para escalarlas aún más”, indicó.

A la vez, habló de otro grupo de actividades de diversificación relacionada con las actividades tradicionales. “Aquí están desde la metalmecánica, asociada a la prestación de servicios agrícolas; la explotación de carne porcina y aviar, con la necesidad de extenderse más allá de la zona núcleo típica de producción y la oportunidad que presenta para provincias como Chaco; la biotecnología forestal, con un horizonte infinito de expansión a nivel global; y la forestoindustria, asociada a las transformaciones de la madera no solo en muebles sino también en materiales para la construcción”, repasó.  

En tanto, acerca de las nuevas actividades, marcó que se trata de “las que tienen más potencial y están comenzando a navegar una ola que es de futuro”. Aquí mencionó a las energías alternativas como la biomasa y la energía solar; la industria del software y servicios informáticos y la actividad logística, con la gran expectativa que depositada el nuevo Puerto de Las Palmas.  

“Identificamos, en tres agrupamientos, 17 actividades. No son las únicas que están aprovechadas por la provincia, pero son sobre las cuales indagamos más en profundidad, analizamos su potencial y sus dificultades. Cada una de ellas tiene distintos desafíos, según el tipo de actividad y el territorio en el que se desarrolla”, explicó.

Además, dijo que el desarrollo de todas estas actividades, y alcanzar realmente su potencial, depende de resolver las asimetrías que sigue teniendo el Norte Grande Argentino en materia de infraestructura vial, portuaria y energética, y la conectividad digital. “Son cuestiones esenciales para poder realizar todo el potencial de muchas actividades productivas que están latentes y que no se terminan de realizar por esas asimetrías en materia de infraestructura que son históricas en el Norte Grande y que requieren de un esfuerzo propio y de un apoyo nacional”, trazó.

En tanto, anotó como debilidades por resolver, en actividades agrícolas y ganaderas “el cierre de brechas entre grandes establecimientos y una infinidad de productores pequeños”; y el financiamiento.

 



COMPARTIR: