Martes 16 de Julio de 2024

ACTUALIDAD

10 de febrero de 2024

El papa Francisco canonizará este domingo a Mama Antula

La "celebración eucarística con rito de canonización", como se denomina formalmente a la ceremonia se hará en la Basílica de San Pedro, donde participarán centenares de peregrinos llegados a Roma.

El papa Francisco canonizará este domingo en el Vaticano a la beata María Antonia de San José de Paz y Figueroa, conocida como Mama Antula, que se convertirá en la primera santa argentina, en una ceremonia de la que participarán centenares de peregrinos llegados a Roma y el presidente Javier Milei, además de otras autoridades nacionales y provinciales.

El pontífice iniciará a las 9.30 hora local (5.30 de Argentina) la “celebración eucarística con rito de canonización”, como se denomina formalmente a la ceremonia que se hará en la Basílica de San Pedro.

Será la primera vez en los once años de pontificado de Jorge Bergoglio que una canonización se haga dentro de la Basílica y no en la plaza de San Pedro.

Como concelebrantes, participarán además varios de los obispos y cardenales argentinos presentes en Roma, como el obispo de Quilmes y titular de Cáritas, Carlos Tissera, y el arzobispo de Córdoba, Ángel Rossi.

La jornada de canonización

Comenzará con una serie de cantos litúrgicos por parte del coro, mientras un retrato de Mama Antula permanecerá colgado toda la ceremonia frente al altar central de la Basílica.

Luego será el encargado del Dicasterio para las Causas de los Santos, el cardenal italiano Marcello Semeraro, quien presentará la biografía vaticana oficial de la nueva santa junto a quien postuló a Mama Antula, la ítalo-argentina Silvia Correale.

Semeraro y Correale le dirán al Papa, según la fórmula canónica a la que accedió Télam, que “la Santa Madre Iglesia pide que Su Santidad inscriba en el catálogo de los Santos a la beata María Antonia de San José de Paz y Figueroa y sea invocada como Santa por todos los cristianos”.

Luego de la lectura de la biografía, pasados unos 25 minutos del inicio de la ceremonia, Mama Antula será nombrada por primera vez por el pontífice, quien en latín se referirá a ella como “Beatam Mariam Antoniam a Sancto Ioseph de Paz y Figueroa”

La considerada “Madre espiritual de la Patria” quedará oficialmente canonizada cuando el Papa diga, en latín, que “en honor de la Santa e individua Trinidad, para la exaltación de la fe católica y el incremento de la vida cristiana, con la autoridad de nuestro señor Jesucristo, de los Santos Apóstoles Pedro y Pablo y Nuestra, después de haber reflexionado largamente, invocado muchas veces la ayuda divina y escuchando el parecer de numerosos hermanos en el Episcopado, declaramos y definimos Santa la beata María Antonia de San José de Paz y Figueroa y la inscribimos en el Catálogo de los Santos, estableciendo que en toda la Iglesia sea honrada devotamente entre los santos”.

Según fuentes del Vaticano, se esperan unos 300 peregrinos ligados a Mama Antula llegados desde Argentina, más otras 2.000 personas que recibieron entrada. El resto del público serán los tradicionales fieles dominicales de las ceremonias pontificias.

Además del Presidente y de la comitiva del Gobierno nacional, también participarán de la ceremonia, entre otros, el gobernador de Santiago del Estero, Gerardo Zamora, y el jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Jorge Macri.

Mama Antula se convertirá en santa luego de que en octubre pasado Francisco aprobara un milagro atribuido a su “intercesión” en la sanación de Claudio Perusini, quien se recuperó de un “ictus isquémico con infarto hemorrágico en varias zonas, coma profundo, sepsis, shock séptico resistente, con fallo multiorgánico” tras rezos de su familia a la laica consagrada.

La recuperación de Perusini, que había sido alumno de Jorge Bergoglio, no tuvo explicación médica, según la junta de profesionales del Vaticano, por lo que se reconoció el milagro de Mama Antula que permitirá elevar ahora a los altares a la beata.

En la biografía oficial que se leerá, la Santa Sede destaca que “María Antonia de San José de Paz y Figueroa, conocida como Mama Antula, nació en 1730 en la provincia de Tucumán (ahora territorio de Santiago del Estero), en Argentina” y que “se tienen pocas informaciones de su infancia y juventud”.

“Enferma, pero feliz de haber realizado lo que más deseaba, es decir, la casa para los ejercicios espirituales en Buenos Aires, el 6 de marzo de 1799 hizo escribir su testamento y al día siguiente entregó su alma a Dios”, agrega el texto, que también destaca que “se calcula que en ocho años de actividad organizó ejercicios espirituales para más de 70.000 personas”.

Mama Antula ya había sido declarada beata en 2016, con una ceremonia en Santiago del Estero, luego de que se aprobara un milagro en la curación de una religiosa de las Hijas del Divino Salvador, la hermana Rosa Vanina, quien habría recuperado la salud en 1904 por intercesión de la fundadora y madre espiritual de esta congregación.

La documentación se recogió en 1905: se trató de una colecistitis aguda, con todos los síntomas del shock séptico, que en aquella época, sin antibióticos, era mortal.

“Para una mujer en el siglo XVIII, una vida con estas características era totalmente insólita. No obstante, ella veía los frutos de su misión”, planteó Correale a Télam en la víspera de la canonización.

La postuladora explicó que los trabajos en la causa de canonización comenzaron en 1900 y el procedimiento fue extenso, pues también se interrumpió tras el Concilio Vaticano II.

“Seguramente todos están muy contentos y hay un clima de alegría inmensa a nivel nacional, porque es un objetivo muy importante. El Papa, en la audiencia con la familia de la nueva santa, dijo que esta canonización que no fue fácil de lograr, es un gran regalo. Todo el mundo siente esto, todo el mundo lo vive, especialmente en la arquidiócesis de Buenos Aires y en la provincia de Santiago del Estero, donde hay una devoción popular muy fuerte y profundamente sentida”, agregó luego.

Una de las biógrafas de Mama Antula, la periodista santiagueña Cintia Suárez, la recordó y explicó que “iba sola, pero era una líder y convencía a otras que también abandonaban todo para seguirla, transmitiendo el mensaje de Jesús”.

“En general, la mujer se hace cargo. Mama Antula no tuvo hijos biológicos, pero la llamaban ‘Mama’, veían en ella a esa madre en todos los sentidos, por la bondad, por el hacerse cargo de los hijos que sufren”, añadió la escritora.

El obispo de la Diócesis de Santiago del Estero, Monseñor Vicente Bokalic, admitió en diálogo con esta agencia que cuando llegó a su circunscripción eclesiástica no escuchaba tanto sobre Mama Antula, aunque sí sabía de personas que la conocían.

Sin embargo, cuando se aprobó el primer milagro que permitió la beatificación el 27 de agosto de 2016, “esa fue la explosión, un despliegue de todos, pero no solo en la Iglesia, sino además de distintas instituciones, comenzando a conocer a esta mujer”, dijo.

En 2010, Benedicto XVI había dado el primer paso hacia la beatificación de Mama Antula al considerarla “venerable” tras reconocer que “practicó las virtudes cristianas en grado heroico”.

Nacida en 1730 en lo que hoy es la provincia de Santiago del Estero, y fundadora en Buenos Aires de la Santa Casa de Ejercicios Espirituales, “Mama Antula” falleció el 7 de marzo de 1799, y sus restos descansan en la actualidad en la iglesia porteña de Nuestra Señora de la Piedad.

Francisco ya convirtió en santos al argentino José Gabriel “cura” Brochero, en 2016, y al ítalo-argentino Artémides Zatti en 2022.

Télam



COMPARTIR: