Jueves 1 de Diciembre de 2022

ACTUALIDAD

5 de mayo de 2022

“El gran desafío es trabajar unidos para resolver los problemas que plantea la ciudadanía a diario”

“Diferencias habrá siempre”, dijo Capitanich al analizar la actualidad puertas adentro de la coalición gobernante en el país.

“Diferencias habrá siempre”, dijo el mandatario al analizar la actualidad puertas adentro de la coalición gobernante en el país. Por eso marcó como prioridad hallar los consensos necesarios para atender los principales inconvenientes que atraviesa el país y que afectan al pueblo argentino; y aprovechar las oportunidades en un contexto mundial de crisis.

El gobernador Jorge Capitanich, en declaraciones a medios porteños, resaltó la necesidad de “trabajar unidos” aún dentro de las diferencias preexistentes en el Frente de Todos, y avanzar en la institucionalización de este espacio a nivel nacional, algo que la provincia del Chaco logró hace poco tiempo. Con esa base de unidad, hizo foco en “lograr consensos para reducir la tasa de inflación, que orada el ingreso de las familias argentinas, y generar una perspectiva esperanzadora para nuestro pueblo”.

“No se pueden agudizar las contradicciones en un contexto donde la incertidumbre mundial es grave”, sostuvo el mandatario, quien durante la jornada mantuvo una intensa agenda de reuniones en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, con múltiples gestiones para la provincia.

Capitanich subrayó que, más allá de las diferencias, existen “coincidencias” puertas adentro del Frente de Todos, las cuales “se plasmaron en las elecciones de 2019, donde el pueblo argentino votó con mucha confianza para la construcción de este espacio”. “Tenemos un compromiso con el pueblo y debemos trabajar por ello”, marcó.

Un espacio diverso

“Tenemos un espacio, que es el Frente de Todos, que implica unidad en la diversidad”, resaltó Capitanich, graficándolo con los siguientes datos: “Tenemos cerca de 1200 intendentes que forman parte de nuestro espacio, 15 gobernadores y gobernadoras, 37 senadores y senadoras, 118 diputados y diputadas nacionales, mayoría de concejales y legisladores, tenemos la mayor representación de la clase trabajadora argentina en las diferentes organizaciones sindicales, y una participación muy fuerte en el rol de las pequeñas y medianas empresas”. Sin embargo, dejó claro que “siempre es posible advertir diferencias, porque no todos tenemos unanimidad respecto a cómo vemos la realidad y a cómo pretendemos transformarla”.

Con ese trasfondo, dijo: “Es necesario fortalecer nuestro espacio sobre la base de lo que venimos pregonando desde la Liga de Gobernadores: pensar claramente en que el Frente de Todos tiene que institucionalizarse bajo la conducción del Presidente de la Nación y de la Vicepresidenta de la República”.

Así, resaltó que es indispensable “poner energía en reducir la tasa de inflación y generar condiciones para resolver los problemas que plantea la ciudadanía a diario”. Dijo así que es preciso “trabajar unidos para cumplir objetivos y metas. Este es el gran desafío porque diferencias habrá siempre y conflictos en el ejercicio del gobierno también”.

Reforzó de esa forma el mensaje final que es necesario dar desde ese espacio político diverso: “La lista de unidad de la Federación Argentina de Municipios es prueba contundente de que se puede”. Otros ejemplos que puso Capitanich fueron el trabajo en el Comité Interjurisdiccional de los Bajos Submeridionales, en el cual confluyen las provincias de Chaco, Santiago del Estero y Santa Fe, y el propio Norte Grande como región integradora de diez provincias.

Oportunidades

“Argentina tiene un escenario, aun en la crisis internacional, de oportunidades que antes no teníamos”, subrayó el gobernador chaqueño, marcando el potencial en materia de recursos que tiene el país para producir más alimentos, para la minería, para exportar energía sobre la base de una mayor producción de gas natural, GLP y de petróleo.

Por eso confió en que los conflictos puertas adentro del Frente “serán procesados”. “Estamos convencidos de que, entre todos, vamos a lograr fortalecer el espacio para apuntalar las decisiones que el pueblo argentino necesita”, afirmó.

“Argentina, en 39 años de democracia, resolvió la estabilidad política y procesó sus conflictos, pero no logró resolver la estabilidad macroeconómica crónica y se agudizaron los problemas de distribución del ingreso, algo que no sólo ocurre aquí sino en muchos países del mundo. Entonces, el gran desafío es pensar menos en los conflictos y trabajar menos para resolverlos”, analizó.

Dijo luego que el país necesita “poner fin a una grieta que nos divide”. “Tenemos que hacer el máximo esfuerzo para agudizar las coincidencias”, cerró.



COMPARTIR: